Se acabó

…lo que había que hacer. Enviado está, y ahora solo queda esperar respuesta.

Son las 9:30 de la noche y aquí sigo, como últimamente dicta la costumbre, trabajando con un café a mano.